Mediación en Herencias y Sucesiones

problemas de herencia

Es frecuente que familias que se encuentran en situación de reparto de una herencia, tengan conflictos a la hora de distribuir los bienes que no quedan claramente definidos en el testamento. A veces las interpretaciones son diferentes en función de los intereses de cada uno, sin que necesariamente tenga que haber mala fe por ninguna de las partes.

 

Sea cual sea el motivo, la realidad es que estas circunstancias se repiten a menudo y estos enfrentamientos familiares derivados de los diferentes intereses suelen llevar a las partes a litigios costosos tanto emocionalmente como en tiempo y dinero. 

 

La Mediación, en cambio, es un proceso rápido, económico y además permite a las partes acercar posiciones y trabajar mutuamente en su resolución, de forma que las relaciones sufren un menor desgaste y un mayor empoderamiento personal.

 

El objetivo del mediador es permitir el entendimiento entre las partes de forma que lleguen a un acuerdo justo. Para ello escuchamos a las partes, estructuramos el proceso y trabajamos por el diálogo, la comprensión y la empatía entre las partes. Sólo así, serán capaces de minimizar las tensiones emocionales y lograr alcanzar un acuerdo donde reine el beneficio mutuo. 

¿Cómo actua el mediador durante el proceso?

mediacion familiar

Lo aconsejable es que el mediador hable inicialmente con cada parte por separado, para conocer y tener en cuenta las reclamaciones e intereses de cada parte. Durante esta primera parte del proceso, el mediador debe ser capaz de reconocer y mostrar el escenario emocional en el que se sitúa el mediado. 

 

Un escenario emocional que suele actuar de manera oculta, es decir, la persona puede no saber hasta qué punto ese sentimiento, ese duelo por el deudo o esa rivalidad con alguno de sus familiares, juega un rol tan decisivo que le hace exigir lo que está exigiendo. Mientras ese aspecto emocional no pueda ser puesto en escena, a la parte afectada le resultará casi imposible modificar su posición.

 

Un paso más que deberá poder dar entonces el mediador, será el de señalarle algunas cosas de aquello que le perturba. Si lo consigue, y lo hace de tal modo que el afectado lo escuche y lo entienda, logrará que esa emoción deje de presionar de la manera en que lo viene haciendo y permitirá que la parte pueda modificar su rígida posición. 

 

Como todos sabemos, la perdida de un ser querido es un momento de mucho dolor y cambio. Por lo que el mediador debe dejar de lado toda rigidez en cuanto a la aplicación del proceso y permitir casos excepcionales como la ausencia de uno de los mediados o resolver el conflicto de manera parcial  dejando una parte para la vía judicial.  

 

Recuerda que los problemas se resuelven hablando, no dejándose de hablar.


Si quieres más información sobre la Mediación en conflictos de herencias y sucesiones, o necesitas un mediador imparcial que os ayude a encontrar la mejor solución, ponte en contacto con nosotros. 

Estaremos encantados de poder ayudarte.


también te puede interesar

mediacion empresa familiar
mediación familiar